“Ya habíamos perdido la cuenta de cuántos días, semanas o meses llevábamos sin abrir nuestra sede los días de partido para amenizar las previas de cada encuentro. Puede parecer una pequeña alegría, pero para nosotros era muy importante poder volver a vernos las caras después de tantos meses de distanciamiento, parece que todo vuelve a ser como antes”, aseguran desde la Agrupación de Peñas de Villarreal.

Además, desde hace un par de jornadas también han podido ver las gradas de su estadio llenas. No solo de afición local, sino también de aficionados visitantes: “A ellos también los echábamos de menos y pronto seremos nosotros los que seamos la afición visitante, ya estamos trabajando para poder hacer desplazamientos. La temporada pasada se nos hizo muy triste ver nuestras gradas vacías sin nadie que gritase cada uno de los goles que se marcaban, por suerte eso ya es cosa del pasado“.

“Como del pasado también será ver nuestra sede vacía, ahora que abrimos de nuevo las puertas la estamos adecuando para que los aficionados y peñistas disfruten de ella con una nueva zona de juegos con futbolines, dardos, etc. También hemos incorporado un nuevo grifo personalizado con los colores del club y más cosas que estamos preparando. En definitiva, nuestra intención es ir mejorando poco a poco la que es nuestra casa“, explican desde la Agrupación.

Como última señal de que todo va volviendo a la normalidad, su intención es recuperar la cercanía con los jugadores. Un ejemplo de ello es que el tradicional acto de bienvenida a los nuevos jugadores volverá a ser presencial, a diferencia de la temporada pasada que tuvo que realizarse a través de una videollamada. “Este pequeño cambio nos supone una gran alegría, la alegría de ir volviendo a la normalidad”, Agrupación de Peñas de Villarreal.