Una afición unida al fútbol es aquella que colecciona camisetas, bufandas, pins… así como cualquier otro objeto relacionado con su equipo, sus colores. Incluso hay aficionados que buscan y rebuscan en los mercadillos o tiendas de antigüedades objetos que tengan su historia ligada a su club.

Tanto es así, que desde la Federación de Peñas Osasunistas-Beti Gorriak vieron la necesidad de tener un lugar de encuentro en el que se llevaran a cabo intercambios de reliquias del equipo rojillo. Un espacio en el que vivir y compartir la pasión por sus colores.

Por ello, la Federación de Peñas Osasunistas-Beti Gorriak organiza el Rastrillo Rojillo cada primer domingo de mes en los aledaños del Sadar de 9:30 a 13:00. En el cual se pueden encontrar puestos muy diferentes: desde cerveza artesana de la Federación de Peñas hasta lámparas, libros y merchandising del Osasuna; pasando por puestos solidarios como “Sonrisas de comida”, que recogen material deportivo para los niños más necesitados de Guatemala, La Palma y Navarra; P.I.C.A, la asociación de moteros contra el bullying; y una pequeña exposición de camisetas históricas del Club Atlético Osasuna. Cada mes se unen nuevos puestos y otros repiten la experiencia.

El Rastrillo Rojillo también es un lugar de intercambio de cromos en el que tanto niños como mayores disfrutan de esta afición. Hasta el rastrillo acuden incluso verdaderos especialistas de este mundo, aportando su magia y pasión.

Aunque es el primer año que se organiza el rastrillo, hasta el momento está siendo una gran experiencia. Una idea que se podría extrapolar a otras ciudades y equipos, ya que el fútbol es compartir, vivir y sentir los colores.