Lleno absoluto en el XVIII Congreso Nacional de Peñas almeriense

La emoción del XVIII Congreso Nacional de Peñas continúa una semana después de su celebración.

El XVIII Congreso Nacional de Peñas ha vuelto a ser un éxito rotundo. Cientos de aficionados se reunieron en Almería para debatir los temas más relevantes, compartir opiniones y reencontrarse con viejos amigos.

El Congreso comenzó con la recepción de los presidentes de las Federaciones en el Ayuntamiento de Almería y el posterior traslado a la Alcazaba y el Mesón Gitano, donde pudieron disfrutar de un cóctel y conversaciones con peñistas de cada rincón de España.

Tras la toma de contacto del primer día, los aficionados se enfrentaron al día fuerte del fin de semana. El congreso comenzaba con la recepción de autoridades e invitados en el Auditorio Maestro Padilla y una actuación musical. Con un lleno absoluto, Ramón Fernández-Pacheco, alcalde de la ciudad sede del congreso, agradecía a los 800 peñistas presentes su participación en un evento de tal categoría.

Mónica Ruiz, presidenta de la Federación de Peñas de la UD Almería, solo tenía “palabras de agradecimiento a todos por haber llegado hasta ahí”. José Juan Bonillo, Aránzazu Martín y José Manuel Mateos fueron los siguientes en intervenir.

Javier Aureliano García, presidente de la Diputación de Almería, aseguró que “sin afición no hay fútbol”. Javier Tebas, quien quiso participar activamente en el Congreso y de manera presencial, destacó la importancia de ser cero tolerantes con los grupos violentos en el fútbol y el trabajo duro que se está llevando a cabo por parte de Aficiones Unidas para seguir empujando el turismo deportivo.

La jornada finalizó con un emotivo momento junto al cantante almeriense Manu García y la canción ‘No dejes de soñar’. La tarde transcurrió entre risas y anécdotas mientras disfrutaban descubriendo Almería y sus inolvidables rincones como Cabo de Gata.

El domingo, último día del XVIII Congreso Nacional de Peñas, los aficionados pudieron recorrer el Estadio de Juegos Mediterráneos donde se hizo la ya habitual foto de familia. Solo queda guardar como un gran tesoro los recuerdos recopilados estos días y aguardar al congreso que se celebrará en Cartagena el próximo año.