El Espanyol, el Futuro de una Afición Inquebrantable

Entrevista a Anton Roig, Presidente de la Federació Catalana de Penyes del RCD Espanyol

El Espanyol ha logrado su tan ansiado retorno a la Primera División, un éxito que ha sido acompañado por un fuerte respaldo de su afición y una gestión destacada por parte de la Federació Catalana de Penyes del RCD Espanyol. El Club cuenta con una trayectoria de 124 años en la que ha descendido 6 veces y vuelto a subir, en todas las ocasiones, en la temporada siguiente. En una reciente entrevista con el Presidente de la Federación, Anton Roig ha compartido detalles sobre esta temporada llena de retos y triunfos.

«Ha sido una temporada difícil porque la Segunda División es muy fuerte. Aunque todos pensaban que el Espanyol subiría directo, el fútbol es impredecible», comentó Anton Roig. La competencia en la Segunda División es intensa y el equipo tuvo que enfrentar numerosos desafíos para alcanzar el ascenso.

El momento decisivo para el Espanyol llegó durante los play-offs contra los equipos asturianos Sporting de Gijón y Real Oviedo. «El equipo se transformó y en los últimos cuatro partidos mostró un nivel excepcional», destacó Anton Roig. Este rendimiento permitió al Espanyol no solo superar las expectativas, sino también asegurar su retorno a la élite del fútbol español.

El ascenso se celebró con una explosión de alegría y de emoción en el estadio. «Al final del partido, alrededor de 2.000 o 3.000 aficionados saltaron al césped. Fueron momentos muy bonitos que hay que vivirlos y aprovecharlos, sin olvidar los descensos», comentó Roig. “En esta celebración también se vivieron momentos de profundo respeto hacia el equipo contrario, en el que todo el estadio, a modo de ovación y reconocimiento, les aplaudió, lo que resalta la deportividad y el respeto mutuo entre las aficiones”, añade el Presidente.

La Federació Catalana de Penyes del RCD Espanyol ha sido un pilar esencial para mantener la moral y el apoyo de los aficionados. Durante la temporada, se han organizado múltiples viajes de encuentro para los partidos decisivos, permitiendo una movilización masiva de los seguidores. «Nosotros estamos al servicio de los peñistas, y el club nos ha apoyado siempre», comentaron desde la Federación. Este esfuerzo conjunto culminó en una presencia impresionante de la afición en momentos críticos de la temporada.

Uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado la Federación ha sido el manejo de las redes sociales. «Las redes sociales hacen mucho daño y nos hemos encontrado situaciones muy desagradables. Sin embargo, las hemos afrontado con serenidad y las hemos superado», admitió el Presidente. A pesar de ello, la afición del Espanyol ha demostrado siempre una lealtad inquebrantable.

Con el ascenso asegurado, la mirada ahora se dirige hacia el futuro. La Federació Catalana de Penyes del RCD Espanyol planea aumentar el número de socios y continuar con sus actividades, que incluyen congresos anuales, reuniones y actos solidarios, entre otras acciones. «Queremos fortalecer nuestra comunidad y seguir apoyando al Club en todas las formas posibles», señaló Roig. Este año, además del Congreso anual de peñas y las reuniones con las 60 peñas que conforman la Federación, hemos celebrado 37 aniversarios y varias donaciones a ONGs a través de la venta de merchandising en el fun zone antes de los partidos”.

El Espanyol cuenta con una de las aficiones más apasionadas y leales del fútbol español. «Es una de las mejores. Siguen al equipo, se desplazan y lo apoyan sin cesar», afirmó Roig. Este apoyo ha sido crucial en los momentos más difíciles y ha sido fundamental para el éxito del equipo. «El ascenso es una gran alegría y un alivio económico y social. Si no hubiéramos subido, habría sido muy preocupante», reconoció Roig. El éxito del primer equipo también ha tenido un impacto positivo en la cantera del Espanyol, inspirando a los jóvenes jugadores a seguir sus sueños. «El ascenso es un ejemplo de superación para todos», añadió Roig.

El mensaje que Roig manda a los aficionados es claro: «Que sigan apoyando al club, que no desfallezcan. Si las cosas van bien, podremos hacer más acciones, y si van mal, seguiremos apoyando sin caer en el desánimo». Con esta mentalidad, el Espanyol mira hacia el futuro con optimismo, esperando consolidarse en Primera División y continuar siendo un ejemplo de resiliencia y pasión.