Un ascenso y mucha acción

Las peñas del Girona FC celebraron a lo grande la vuelta de su equipo a Primera División y se muestran más vivas que nunca.

“La eliminatoria decisiva por el ascenso fue una fiesta ya desde el partido de ida, incluyendo encuentros de hermandad con la afición tinerfeña desplazada a Girona”, aseguran desde la Federación de Peñas del Girona. La recepción entre federaciones se llevó a cabo en el Bar 106, sede de la Peña Immortal, en la que se reunieron cerca de 300 aficionados. Además, contaron con representación de la Federación de Peñas de la SD Ponferradina, que desde hace años ha entablado una estrecha amistad con los aficionados gerundenses y no quiso perderse el acontecimiento. “Pudimos degustar su delicioso y tradicional botillo”. Otro punto neurálgico de esas horas previas fue el Restaurante Fockviu, nueva sede de la Peña Gironina, que ejerció de anfitriona de una agradable comida para sus amigos de la Peña Zoneros del CD Tenerife.

En el partido de vuelta, el de la confirmación del regreso a Primera, la mayoría de los aficionados que no pudieron desplazarse a Santa Cruz por motivos económicos o de trabajo optaron por verlo en las sedes de sus peñas. La Peña Cassanenca organizó una amena velada con bocadillos para sus socios y muchas otras llenaron hasta la bandera sus locales en una noche que acabó con jolgorio y cláxones hasta la madrugada. Y no era para menos: los clubes de fútbol y baloncesto de la ciudad consiguieron su ascenso a la máxima categoría nacional el mismo día.

“Dejando a un lado la embriaguez de felicidad y volviendo al momento de vitalidad de las peñas rojiblancas que comentábamos al principio, no podemos pasar por alto la nutrida representación de la Federación de Peñas del Girona en el pasado Congreso Nacional de Peñas de Almería, con cerca de una treintena de desplazados que disfrutaron de un fantástico fin de semana en la localidad sureña”. Desde la Federación desean que cada vez sean más los peñistas gerundenses que luzcan sus colores en este evento. Otro momento notable fue la celebración del 40º Aniversario de la Peña Gironina. El Restaurante Can Vehí de Sarrià acogió a la flor y nata de la afición gerundense para honrar a esta veterana agrupación. El presidente, Cristóbal Sánchez, les hizo entrega de una placa de reconocimiento en nombre de la Federación. Días después, la Peña Nord Girona – Álex Granell, que no pudo estar presente, hizo lo propio en su sede.

La Peña Immortal también está de aniversario (el 30º) e inauguró una exposición fotográfica de los artistas Karris y Bosch en el Centro Cívico de Sant Narcís con asistencia de Delfí Geli, presidente del Girona FC. La Peña Barbero Bailongo completó recientemente su tradicional subida a pie al Santuario de Nuestra Señora de Los Ángeles. Las Peñas Vall del Llémena y Jandrista reunieron a sus miembros en sendos restaurantes como colofón a la magnífica temporada del equipo. La Peña Saltenca rindió homenaje a Albert Juanola, uno de los peñistas más viajeros del Girona FC, que acompaña a sus jugadores con sus banderas, su buen humor y su sentimiento por todos los campos de España. Un perfecto ejemplo de lo que significan las peñas y la Federación que forman.