Miguel Ángel López, presidente de la Federación de Peñas del Albacete: “La final del playoff no tiene nada de neutral”

Hablamos con Miguel Ángel López, presidente de la Federación de Peñas del Albacete, sobre la final del ascenso a segunda que disputarán mañana en Coruña.

“Desde la Federación de Peñas del Albacete manifestamos nuestro malestar con la decisión tomada por la RFEF de designar como ‘campo neutral’ el Estadio de Riazor para la disputa de la final de ascenso a 2ª División que juagarán el Deportivo de la Coruña y el Albacete Balompié”, así iniciaba el comunicado que los albaceteños han lanzado esta semana mostrando su disconformidad con la localización en la que se jugarán la subida de categoría.

Más de 1.500 aficionados del Albacete Balompié tendrán que desplazarse 1.700 kilómetros para poder acompañar a su equipo en un partido decisivo que, según la Federación, “no tiene nada de neutral”.

“Llevamos meses posicionándonos en contra de la sede única y nos ha tocado finalmente de lleno. Esta modificación se llevó a cabo por la pandemia, pero creemos que la RFEF debería reinstaurar la anterior metodología de dos partidos, uno de ida y otro de vuelta, para que ambas aficiones puedan disfrutar de lo realmente importante para nosotros, el fútbol”.

Aunque el club ya lo tiene todo preparado, desplazar a tal cantidad de personas casi de punta a punta del país no ha sido sencillo, ya que han tenido que buscar el transporte y los hoteles más económicos para que el mayor número de peñistas posibles pueda animar a su equipo desde las gradas. “La organización ha tenido problemas con el viaje ya que hace unos días volvíamos de otro desplazamiento a Vigo, teniendo que correr para llegar a tiempo. Además, no hay hoteles capacidad para acogernos y tampoco vuelos directos a Coruña, ya que justo ese fin de semana el aeropuerto cerrará por obras de mejora de la pista”.

El Albacete Balompié ha decidido lanzar dos tipos de desplazamiento para que ningún aficionado se quede sin la opción de ver jugar a los suyos: ida y vuelta en el día en autobús o hacer noche en Coruña tras el encuentro.

Los manchegos, según indican, se sienten defraudados por la Real Federación Española tras haber “interpuesto el nivel económico al motivo principal de los encuentros, el fútbol y los aficionados”. Aseguran haber recibido de todo menos facilidades para organizar el viaje, desconociendo todavía dónde serán colocados en el estadio ni dónde podrán concentrarse en la previa al partido.

“En este caso, el sentido común es el menos común de los sentidos”, continuaba su comunicado. De las 34.000 entradas para el Riazor, el Depor ha vendido ya cerca de 24.000 a sus aficionados, un hecho que disgusta a los albaceteños, aunque no pierden la esperanza y ven posible que el sábado “el pequeño se coma al grande”.

A pesar de creer que “el Deportivo va ganando ya la eliminatoria al jugar en casa”, desde la Federación de Peñas del Albacete son optimistas y confían en su equipo. “Deseo que nuestra gente se comporte como siempre en los partidos. Somos una afición señorial y animaremos al Albacete Balompié pese a cualquier obstáculo. Espero que lo pasemos genial y nadie entre en posibles provocaciones”, señala Miguel Ángel López, presidente de la Federación de Peñas del Albacete.